Adolphe Appia

Adolphe Appia
Adolphe Appia fue un escenógrafo y decorador suizo, pionero en las teorías del teatro moderno.

Biografía de Adolphe Appia

(Ginebra, 1 de septiembre de 1862. Pionero de las técnicas modernas de iluminación y de escena. Después de sus estudios musicales en Suiza, Alemania y París, asistió a algunas representaciones de óperas del compositor alemán Richard Wagner en Bayreuth, y a partir de 1891 comenzó a revisar la estética wagneriana, aunque tratando de ordenar su confuso idealismo, para ponerlo al servicio del teatro, concebido como un medio de expresión no sólo verbal, sino plástico y sonoro.

Obras

Sus ideas fueron formuladas en dos libros: La mise en scène du drame Wagnérien (La puesta en escena del drama wagneriano, 1895) y Die Musik und die Inscenierung (La música y la puesta en escena, 1897). En la primera de ellas expuso sus innovadoras teorías en forma de planes precisos para la puesta en escena y la iluminación de las óperas de Wagner, de manera que sirvió para superar la contradicción entre la intensidad interior de sus obras y la superficialidad con la que se escenificaban en el período apio.

En el segundo, sostenía que el escenario debía ser tridimensional y multinivel, enfrentando así la convención de los decorados pintados. Appia creía que la iluminación podía unificar la imagen del escenario, crear atmósferas, realzar la música y hacer la acción más efectiva. Para hacer realidad estas ideas era necesario que la iluminación fuera móvil, y que se prestara a ser cambiada o desplazada según el escenario y la acción.

Contribuciones

Sus diseños trataron de vincular estrechamente al actor con la escena, y los efectos se lograron colocando plataformas largas y bajas en el escenario, esencialmente poco realistas, diseñadas para ofrecer plenas oportunidades para el juego de la luz. En 1906 descubrió la gimnasia rítmica de Jaques-Dalcroze, con quien inició una fructífera colaboración, como el diseño de una serie de Espaces rythmiques en 1909 y 1910.

En 1912-1913 diseñó la escenografía del Orfeo y Eurídice de Glück para el Instituto Jaques-Dalcroze de Hellerau. En 1914 colaboró con Dalcroze en la puesta en escena de la Fête de juin en Ginebra, y participó con Edward Gordon Craig en una exposición internacional de teatro en Zurich. En 1919 diseñó los decorados de Eco y Narciso, un ballet-pantomima que se presentó en el Instituto Jaques-Dalcroze de Ginebra.

En 1923 diseñó y puso en escena Tristán e Isolda para la Scala de Milán, El oro del Rin (1924) y La Valquiria (1925) para el Théâtre de Bâle. La decepción causada por estas producciones le llevó a abandonar su práctica teatral, pero dejó atrás obras gráficas sobre el Rey Lear, Macbeth y Fausto, así como numerosas obras inéditas que se siguen publicando hoy en día. Participó en otras tres exposiciones internacionales: Amsterdam y Londres (1922) y Magdeburgo (1927), que contribuyeron a difundir sus ideas.

Su última obra, L'oeuvre d'art vivant (La obra de arte viva, 1921), resume todas sus teorías y experiencias; en ella insiste en que las principales preocupaciones del director-diseñador de decorados deben ser los actores, sus movimientos y sus palabras, para lograr un teatro de identificación emocional. Ilustró sus obras con dibujos evocadores y contribuyó a elevar al director de escena por encima de los demás miembros del evento teatral.

Muerte de Adolphe Appia

Nyon, 29 de febrero de 1928

Entradas Relacionadas