Cómo hacer un monólogo cómico

Cómo hacer un monologo cómico
Si eres un artista y también un trabajador independiente, seguramente tendrás que hacer una presentación pública de tu trabajo o tu negocio en más de una ocasión. Para ello, es importante aprender no sólo a comunicarse a nivel verbal y no verbal. También es esencial desarrollar el discurso, que sea atractivo para el público al que nos dirigimos. Por lo tanto, vamos a darle algunos consejos sobre cómo hacer un monólogo.

¿Qué es? El monólogo es un diálogo que una persona realiza para sí misma o para un público, la característica es que sólo una persona habla. Es un recurso literario muy utilizado en la poesía, los cuentos, el periodismo, el habla, el teatro y la novela.

Por lo tanto, este recurso literario puede ser usado para hacer presentaciones de obras de arte, proyectos, así como audiciones, currículos de video... Lo importante es saber cómo aplicarlo. Para muchos artistas, sobre todo actores, la presentación de un monólogo es una parte esencial de las pruebas y a menudo es una asignatura fundamental en las clases de interpretación.

¿Cómo empezar? El primer paso es elegir un monólogo corto y activo con el que conectemos. Esta es la mejor manera de practicar y romper el hielo frente a la audiencia. Una vez que tenga el texto correcto en sus manos, tendrá que analizarlo y buscar las pausas, silencios, transiciones, tonos... Después, te recomendamos que lo memorices bien y empieces a trabajar en él. Piensa que durante la presentación, debes tener un punto de enfoque, introducir el monólogo y dominar las transiciones que incluye la pieza.

¿Cómo hacer un monólogo paso a paso?

Ahora la siguiente pregunta es cómo hacer un monólogo, que nos represente, con el que nos sintamos cómodos... Bueno, lo primero que tendremos que saber es qué queremos decir, a quién nos dirigimos, cuál será el canal de comunicación con nuestro público (televisión, exposición, club, noches de micrófono abierto...). Una vez que tengas estas preguntas claras, puedes empezar a escribir, pero primero busca referencias, porque ponerse delante de una página en blanco siempre es complicado.

Por otro lado, si eres un comediante o un actor probablemente ya has intentado escribir el mejor monólogo para hacer reír a todo el mundo. Por lo tanto, sabrás que no se trata de contar anécdotas o chistes, sino que debes tener en cuenta ciertas pautas. Aquí tienes algunos consejos:

  • Ten en cuenta que serás el único que hable y presente, así que usa bien el espacio, los silencios...
  • No confundas al público, es importante que te centres en un tema y lo aproveches, aprendiendo a girarlo bien si introduces más elementos.
  • Sorpréndelos al principio y al final. Los monólogos cerrados suelen funcionar bien, vinculando de alguna manera el principio con el final apocalíptico.
  • Habla claramente, bocaliza bien y debes lograr ser expresivo para transmitir bien lo que quieres y captar la atención de tu público.
  • Utiliza el humor u otros recursos para ganarte a tu público.
  • Intenta hablar de algo nuevo, novedoso, que llame la atención.
  • Juega bien tus cartas y cronométralas correctamente, no te apresures y no cuentes una tirada de 3 horas.

  • Piensa en el tipo de personaje que quieres ser y créalo. Puedes ser tú mismo, es muy común, especialmente en presentaciones y proyectos empresariales.
  • Crea un perfil para tu personaje, una vez que tengas claros sus rasgos estarás en el momento perfecto para crear un guión.
  • Busca referencias, es importante que te guíes por el trabajo de los demás, pero siempre sin copiar.
  • Haz el monólogo, siéntate delante de un papel en blanco o de un ordenador y expresa todas tus ideas. Luego, poco a poco, tienes que matizar y cerrar el discurso.
  • El objetivo es llevar al público contigo en tu propio viaje, dependiendo de lo que hayas creado hasta ahora. Por lo tanto, da un par de vueltas al monólogo y luego preséntalo a algunos amigos, familiares... para que te den sus impresiones.
  • Y no olviden que el ritmo es importante.

Preparar la presentación

Una vez que haya escrito el contenido que quiere transmitir, la idea y tenga claros los objetivos y estrategias, debe preparar la presentación. Para ello, tenga en cuenta si necesitará apoyo visual, accesorios o cualquier otro requisito extraordinario.

  • Memorice las líneas y aprenda bien todo el guión.
  • Calienta cantando, dibujando frente a un espejo y cuando tengas todo más hilado, practica frente a una pequeña audiencia y consigue sus observaciones para que puedas modificar y adaptarte.
  • Usa ropa y zapatos simples y cómodos para una audición. La apariencia es importante, dependiendo del tipo de evento tendrás que elegir un traje u otro.
  • Al presentar: tenga confianza, haga transiciones, sea abierto y empático, encuentre un buen enfoque y sígalo.

Entradas Relacionadas