Expresionismo Alemán cine

Expresionismo Alemán cine
El expresionismo alemán fue uno de los grandes movimientos del cine de los años 20, y ha influido decisivamente en muchos de los géneros y movimientos posteriores, como el horror y el cine negro, hasta la actualidad. Como su nombre indica, surgió en la deprimida y destrozada Alemania de la República de Weimar después de la Primera Guerra Mundial. Su influencia fue más allá del cine (pintura, arquitectura, música…), lo que se puede ver en las diferentes películas que componen este movimiento.

Expresionismo Alemán cine

El cine expresionista alemán fue un movimiento cinematográfico que significó un antes y un después para la historia del cine, influyendo de manera decisiva en géneros como el cine negro o las películas de terror. Esta tendencia, que afectó a otras artes como la pintura, la música o la arquitectura, buscaba expresar de forma más subjetiva la naturaleza del ser humano, dando preponderancia a la expresión de los sentimientos más que a la descripción objetiva de la realidad.

Por lo tanto, en sus películas se altera el punto de vista, dando lugar a deformaciones de la realidad con un uso especial de la luz, los decorados y la escenografía. Si quiere saber más sobre esta tendencia artística, en este artículo trataremos los orígenes, fundamentos, estilos y características del expresionismo alemán en el cine. Todo explicado con ejemplos visuales para facilitar la comprensión.

Expresionismo alemán contexto histórico

Gracias a la UFA, directores de cine como Ernst Lubitsch, Fritz Lang, Robert Wiene o Friedrich Murnau pudieron crear sus primeras películas. Influenciados por la situación de posguerra, estos directores transfirieron sus emociones y todo su mundo interior a sus películas. Las primeras películas del cine expresionista no tenían mucho presupuesto, por lo que lograron rodar en los estudios de la UFA e incorporaron escenarios llenos de ángulos geométricamente irreales, decorados pintados y colocados según efectos de luz y sombra.

De todas las películas, la considerada la primera del cine expresionista alemán fue El gabinete del Dr. Caligari (1920) de Robert Wiene. Esta película es el resultado de una idea inicial de Carl Mayer y Hans Janowitz. Su guión fue aceptado por Erich Pommer, que al principio pensó en Fritz Lang como director, pero al estar ocupado con otro proyecto finalmente eligió a Wiene. El guión original fue pensado como una especie de crítica al estado alemán, donde un sonámbulo actúa bajo las órdenes del Dr. Caligari. Pero Wiene, posiblemente bajo la presión del gobierno, añadió dos escenas más que cambiaron completamente el significado de la historia.

El universo de la película fue posible, sobre todo, por los decorados pintados por los artistas Hermann Warm, Walter Röhrig y Walter Reimann, que integraron su propia luz en los cuadros, dando a la película una estética irreal. Enumeremos algunas de las características propias de la película que contribuyeron a reflejar la atmósfera sofocante y enloquecedora típica de este estilo cinematográfico:

  • Iluminación artificial, con mucho contraste en la luz y la oscuridad. Incluso hay sombras que se pintan en los decorados.
  • Decorados con perspectivas falsas, siempre rodados en un estudio eliminando cualquier tipo de realismo.
  • El maquillaje de los actores es muy marcado.
  • Exageración en la actuación.
  • Tomas muy estáticas sin movimientos de cámara.

Características estéticas

Si hay algo que ha influido en el cine expresionista, ha sido, más que sus temas, sus recursos estéticos. Para estos directores, la base de su cine fue la búsqueda de "Stimmung", algo así como "crear una atmósfera donde el alma flota, tanto en todos los personajes como en los objetos". En este sentido, vemos que uno de los recursos más característicos era un uso especial de la luz.

Y aquí es donde entra en juego la figura de Max Reinhardt. Para Max, el elemento esencial de la puesta en escena era la luz y, por consiguiente, las sombras. Una puesta en escena llena de contrastes, de luces y sombras, donde nunca hubo grises. Incluso se pintaron efectos de luz en los decorados y los actores fueron maquillados para acentuar aún más el contraste. Las sombras y las luces, no sólo sirven como elemento decorativo, sino que incluso se convierten en narrativa. Un ejemplo de esto se puede ver en la famosa escena de Nosferatu donde la sombra es más importante que el personaje.

Otro elemento de gran influencia es la arquitectura expresionista. Los rodajes se realizaron (en la mayoría de las películas) en estudios, por lo que era imprescindible adaptar los decorados con telas y otros elementos. La escenografía seguía patrones de perspectivas falsificadas, líneas oblicuas y diagonales, objetos totalmente asimétricos... Estos decorados daban a las películas una atmósfera que se volvía sofocante. Aunque también hubo casos en los que la película se rodó al aire libre, como en Nosferatu.

La interpretación es otro aspecto muy importante en el expresionismo cinematográfico alemán. En esta tendencia, se caracteriza por una interpretación y acción casi teatral, dejando de lado todo tipo de interpretación realista. Cuando se quiere mostrar sentimientos extremos como el miedo, la ira o el deseo, se interpreta exagerando las emociones al máximo. La caracterización y el maquillaje también ayudan a exagerar la actuación de los actores.

Por último, debemos destacar los marcos, donde la composición está muy trabajada, como si se tratara de una obra pictórica. Directores como Murnau y Lang son prueba de ello. Con el encuadre hay una peculiaridad, y es que se utiliza de manera muy especial el fuera de campo. Como hemos dicho, las sombras son aún más importantes que los propios personajes, por lo que se puede decir que todos los elementos son importantes.

Entradas Relacionadas