Limpiar visor cámara reflex

Limpiar visor cámara reflex
Uno de los peores enemigos del fotógrafo es sin duda el temido polvo. Ya sea dentro de la cámara, en el exterior, en los hilos y botones o entre los engranajes de la lente, el polvo y la humedad son una amenaza tanto para las fotografías como para el equipo. Este omnipresente enemigo acecha en todas partes y puede darnos un dolor de cabeza en el momento más inesperado. Hoy les traigo una pequeña guía que puede prolongar la vida de su equipo o incluso sacarlos de un apuro.

Limpiar visor cámara reflex

Si nunca has tenido motas de polvo en la mira de un SLR, no te preocupes, pronto las tendrás. Esto es algo muy común y ocurre una vez que pasa el tiempo, ya sea por filtración a través del anillo entre el cuerpo y la lente, por cambio de la lente... etc.

Es algo que no debe preocuparte, ya que es sólo algo molesto que no influye en absoluto en la fotografía.

Saber que es polvo en el visor y no en el sensor o en el objetivo, es tan simple como mirar a través del visor a alguna zona de color homogénea sin el objetivo. Aparte del hecho de que si tienes manchas de polvo en el sensor, éstas sólo se verán en las fotografías tomadas y no en el visor.

Si quieres eliminar estas molestas manchas o pelusas que siempre aparecen en el visor, debes seguir estos consejos:

  • Retire el objetivo, ponga la cámara al revés (sin necesidad de levantar el espejo) y sople una bombilla sobre el espejo.
  • La pantalla de enfoque es muy sensible, así que ten cuidado si te atreves a pasar un palo de limpieza. No pase ningún tipo de accesorio doméstico.
  • Como último recurso, puede retirar la pantalla de enfoque y limpiarla usted mismo. Sin embargo, si no eres muy hábil o tienes miedo y no puedes soportar las manchas y pelusas que ves a través del visor, llévala a revisión.

EL PRINCIPAL RIESGO AL LIMPIAR UNA CÁMARA RÉFLEX

Uno de los principales riesgos de la limpieza es la propia limpieza. Esto no significa que debas gastar una fortuna en algún centro especializado para dejar tu cámara en condiciones óptimas si se ensucia, por ejemplo, el sensor, pero tomando las precauciones adecuadas, y después de leer este artículo, podrás hacerlo tú mismo. Sólo tienes que superar el miedo a hacerlo y hacerlo con mucho cuidado.

LIMPIEZA EXTERIOR: CUERPO, BOTONES Y PERILLAS

Las cámaras réflex parecen tener un don especial para que el polvo se adhiera a ellas con asombrosa facilidad. La grasa de nuestras manos, la suciedad del entorno y la cantidad de grietas, botones e hilos, hacen de la cámara el hogar ideal para que se acumule el polvo.

Como también mencionaremos más adelante para la limpieza del interior de la cámara, y contrariamente a lo que muchos creen, el uso de aire comprimido para limpiar las cámaras no suele ser la mejor decisión. La potencia con la que sale puede dañar el equipo, rayarlo o incluso introducir aún más ese polvo indeseable en el interior de la cámara.

Limpiar el cuerpo de la cámara

Antes de usar cualquier tipo de paño o toalla húmeda, es importante que, con una bombilla de aire o un cepillo de cerdas naturales muy suaves, eliminemos las partículas que podrían rayar nuestro equipo si las arrastramos con un paño de limpieza.

Para evitar que el polvo entre en la cámara, mantenga una lente montada o utilice la cubierta que el fabricante incluye en los kits para este fin.

Preste especial atención a las zonas más inaccesibles, como las ranuras de las tarjetas de memoria, las perillas o los botones, ya que es aquí donde se suele acumular la mayor parte de la suciedad.

Si piensa utilizar un producto de limpieza, asegúrese de que no sea abrasivo e intente usarlo con moderación, ya que el exceso de suciedad puede acumularse en las hendiduras del cuerpo de la cámara, causando quizás un daño mayor. El alcohol isopropílico, gracias a su alta volatilidad, suele ser la primera opción de muchos fotógrafos para realizar esta tarea.

Limpieza del visor

Todo lo que se interponga entre la fotografía y el fotógrafo debe recibir una atención especial. La limpieza es fácil y rápida, así que no será un problema para usted.

Para trabajar más cómodamente, retire el protector de goma, y con el mismo cepillo que utilizó para limpiar el cuerpo, retire suavemente el polvo que lo rodea. Para limpiar el cristal, puede utilizar un paño o una toallita húmeda, pero asegúrese de que no se han dejado partículas de tamaño considerable en él para evitar arañazos.

Limpieza de la pantalla

Estén o no protegidos, los LCD de las cámaras se ensucian muy fácilmente. Su limpieza es similar a la del visor, así que no tendrás ningún problema para hacerlo.

Para que todo el trabajo que has hecho no sea en vano, intenta mantener tu mochila, bolsa o cualquier otro lugar donde pienses guardar la cámara libre de polvo.

LIMPIEZA INTERIOR: EL SENSOR

No importa lo cuidadoso que seas en el manejo de la cámara, tarde o temprano las tan temidas manchas del sensor aparecerán en tus fotos. Ningún usuario de SLR, no importa cuán cuidadoso o profesional sea, está exento de este problema. Lo importante, como te dije antes, es perder el miedo, tomar las precauciones necesarias y aprender a limpiarlo.

Las opciones que existen para limpiar el sensor

No todos los materiales y opciones del mercado son adecuados para su uso en la limpieza de sensores o lentes. El material de limpieza es extremadamente importante en el resultado que obtenemos. El uso de opciones de baja calidad puede afectar a la integridad del equipo. Le recomiendo que utilice aquellos productos que son reconocidos por su calidad, como la solución Eclipse2.

  • Cepillo: es uno de los mejores aliados a la hora de quitar el polvo, pero asegúrese de que sea muy suave, hecho de fibras naturales y diseñado específicamente para esta tarea. También hay que tener cuidado de no tocar las fibras del mismo con los dedos, ya que el sudor de nuestros dedos hará que pierda su efectividad.
  • Aire a presión: consiste en utilizar una bombilla de aire con la suficiente presión para liberar el polvo o las partículas que puedan haberse adherido al sensor como resultado de su uso. Tenga cuidado de no tocar nunca el sensor o el interior de la cámara con él y de apretarlo varias veces antes de apuntarlo para evitar que libere algo más que aire.
  • Solución líquida: utilizando una solución aplicada con un pincel o un paño específicamente diseñado para esta tarea, se elimina el polvo del sensor con unos pocos golpes. Asegúrese de utilizar una específica para la limpieza del sensor, ya que si es muy abrasiva, puede dañar el cristal protector del sensor.
  • Tampón adhesivo: cuando las partículas tienen un cierto tamaño, podemos utilizar el tampón adhesivo, que es el método que utilizan los fabricantes de cámaras en sus fábricas y que se ha lanzado recientemente al mercado.
  • Servicio técnico: como última opción siempre tendremos el servicio técnico autorizado por nuestro fabricante. Éste garantiza el trabajo y se responsabiliza de cualquier daño que pueda sufrir el sensor.

 

Entradas Relacionadas