Sonido en el cine

Sonido en el cine
Los efectos de sonido son una parte fundamental de una película, desde la llegada del cine sonoro.

Sonido cinematográfico

Dentro de la producción audiovisual, el sonido es un campo creativo que, desde la aparición del cine sonoro, va de la mano de la imagen. Abarca todos los elementos que no son estrictamente música compuestos en una película: diálogos y efectos de sonido. La creación de una banda sonora tiene las mismas posibilidades creativas que el montaje. Se deben seleccionar sonidos con una función específica para guiar la percepción de la imagen y la acción, en el caso de no haber realizado aún esa banda sonora se utiliza otra existente para ir montando la imagen, esto se llama pista temporal.

Normalmente se tiene la sensación de que los actores u objetos que aparecen en las películas producen el ruido adecuado en el momento adecuado, considerando el sonido como un simple acompañamiento de las imágenes. Por el contrario, la banda sonora de una película se construye por separado de la banda de la imagen y de forma independiente. Parte de la fuerza de muchas escenas y secuencias se logra a través de efectos de sonido que a menudo pasan desapercibidos. El sonido es capaz de crear una forma diferente de percibir la imagen y puede condicionar su interpretación, por ejemplo, centrando la atención del espectador en un punto específico y guiándolo a través de la imagen.

Tipos de recursos

Principalmente, podemos distinguir estos tipos de recursos sonoros, dependiendo de su fuente o modo de producción:

  • La voz
  • El sonido ambiental: sonido ambiental o territorio sonoro y elementos de decoración sonora.
  • La acción del sonido: efectos especiales y efectos de habitación
  • La música
  • Efectos de sonido extradiegéticos (ESED) sintetizados, miméticos

Sonido ambiente y sonido acción

El concepto de sonido ambiental abarca varios elementos de distinta naturaleza, que corresponden a diferentes procesos de grabación y edición de sonido.

  • El sonido ambiente o territorial: suele incluir los sonidos relativamente continuos que generalmente no tienen una fuente clara y visualizable, como la atmósfera de una ciudad en el fondo, el sonido difuso del mar, el sonido general de un bosque, el viento, una atmósfera nocturna con grillos, etc. También podemos incluir un tono de habitación (el sonido de una habitación que generalmente es un ruido blanco bastante bajo de la ventilación), una atmósfera de catedral donde los pequeños elementos en la reverberación suenan.
  • Elementos de decoración sonora o EDS. Estos sonidos tienen fuentes más puntuales y definidas que las atmósferas, y son más intermitentes. Podemos incluir los teléfonos en una escena de oficina, el ruido de los cubiertos y las voces de los comensales en un restaurante, el ruido de los coches en una escena callejera o de las máquinas en una escena industrial.
    Sonidos-acción: en este apartado tenemos los sonidos que emanan de las acciones de los personajes, normalmente en pantalla. Solemos distinguir los sonidos que en la postproducción cinematográfica clásica corresponden a los efectos de la habitación o de los foleys (pasos, ruidos de cristales, portazos, roces de ropa) y los sonidos que corresponden a los efectos especiales (disparos, explosiones, golpes...) que se crean en el laboratorio.

Entradas Relacionadas