Surrealismo cine

Surrealismo cine
André Breton abogó en el Manifiesto Surrealista de 1924 por un “arte sin la intervención reguladora de la razón, ajeno a toda preocupación estética o moral”. Frente a esta concepción artística, el cine tenía voz en los artistas que formaban parte de este movimiento. Las películas del surrealismo expresan básicamente lo irracional, lo neurótico y lo caótico, el mundo de los sueños, el erotismo, la narrativa no lineal y las imágenes oníricas o de espejo.

Cine surrealista exponentes

Las películas surrealistas son una maravillosa forma de representar una realidad subjetiva al extremo, que viene directamente de la mente del artista.

La meta del artista es convertir lo subjetivo en objetivo. Transformar sus experiencias personales e intuiciones en una obra que otros seres humanos puedan entender a nivel emocional e intelectual.

Algunos eligen hacer esto de manera ordenada, guiados por un conjunto de reglas y recursos que facilitan esta tarea. Otros, como los directores responsables de las cintas que verán en esta lista, prefieren expresar lo que tienen en la cabeza sin ningún tipo de filtro. A través de símbolos, elementos oníricos y fantasías, consiguen crear universos increíbles que están bastante lejos del mundo real. Obedecen a preceptos puramente subjetivos que provienen de la mente del artista. De esta manera, las películas que siguen este estilo son interesantes en un alto grado.

Aunque algunos dirían que el LSD es el verdadero responsable de estas extrañas y bellas películas. Aunque algunos dirían que el LSD es el verdadero responsable de estas extrañas y bellas películas.

Las películas surrealistas a menudo requieren varios puntos de vista para capturar completamente su esencia. Esto las convierte en una fuente inagotable de sabiduría para los amantes del cine que buscan un desafío intelectual tan complejo como estético. Todas las películas que verán a continuación comparten estos dos valiosos atributos.

Eraserhead (1977)

Las películas de David Lynch son conocidas por su magistral uso del terror surrealista. En su primera película, Eraserhead, nacieron todos los elementos que Lynch desarrollaría más tarde de manera excelente y creativa en el resto de su filmografía. Su retorcida imaginación es evidente desde el principio de su carrera.

La trama gira en torno a la nueva situación del protagonista, Henry. Su novia acaba de tener un bebé y la idea de la paternidad le aterroriza. Ve a su hijo como un extraño mutante que sólo come, se ensucia, grita y duerme de vez en cuando. Comienza a estar plagado de horribles pesadillas que empiezan a romper su mente.

Sería lo mismo para todos nosotros si nuestro hijo se viera así. El secreto mejor guardado de Lynch es cómo se las arregló para conseguir el "look" final de esta criatura. Todos seríamos iguales si nuestro hijo tuviera este aspecto. Cómo se las arregló Lynch para darle el último vistazo a esta criatura es su secreto mejor guardado.

Después de que sus primeros intentos de hacer cortometrajes fueran acortados, Lynch decidió hacer su primera película de forma independiente. Reunió a varios amigos de su escuela de cine (Sissy Spacek, que más tarde se convertiría en una famosa actriz, Jack Fisk, uno de los mejores diseñadores de producción de la zona, y Frederick Elmes, un talentoso cineasta independiente), donde estudiaba cinematografía, para empezar a hacer una producción algo rudimentaria.

Tomó cinco años hacer la película debido a su pequeño presupuesto. No llegó a Cannes o al festival de cine de Nueva York, también se enfrentó a duras críticas; pero otros festivales la aceptaron y se convirtió en una película de culto.

George Lucas quedó tan impresionado después de verla que le ofreció a Lynch dirigir El regreso del Jedi. David rechazó la oferta porque quería concentrarse en otro tipo de película, la experimental, de la que se convirtió en un importante pionero. Sin embargo, alguien en Youtube hizo un trailer de la versión de Lynch del clásico de la ciencia ficción. Su trabajo fue reconocido a tal nivel que Stanley Kubrick declaró que Cabeza de Borrador era una de sus películas favoritas de todos los tiempos.

La planète sauvage (1973)

Las características del cine de animación son ideales para estructurar una película surrealista. La libertad de crear, el uso del color, la posibilidad de animar escenarios fantásticos sin gastar una fortuna; estos elementos son cruciales para lograr una buena película surrealista.

La planète sauvage tuvo mucho éxito cuando se estrenó. Ganó el premio especial del Gran Premio en el festival de Cannes, y no tardó en convertirse en una película de culto en todo el mundo. La trama explora la perspectiva que otras criaturas vivientes deben tener de nosotros. Tan civilizados como creemos que somos, muchas de nuestras prácticas nos parecerían crueles y absurdas si se vieran desde otro ángulo.

En un planeta extraterrestre, los humanos son tratados como insectos por la raza superior, los Draag, poderosos gigantes azules. Nos matan como hobby y algunos son domesticados y convertidos en mascotas.

Los paisajes que se ven en la película están inspirados en las pinturas de Salvador Dalí y Giorgio de Chirico. Constituyen la estructura visual de la película, que es espectacular.

Entradas Relacionadas