Temperatura de color fotografía

Temperatura de color fotografía
Hay colores fríos y colores cálidos. Y los distinguimos sin ninguna explicación teórica, porque los sentimos. Pero, por si acaso, dejemos claro en el campo de la fotografía. La temperatura de color es un término que se refiere al calor o al frío de la luz emitida por una fuente.

Temperatura de color fotografía

Cada fuente de luz emite luz con un color o temperatura de color diferente. Esta temperatura de color se mide en grados Kelvin y varía desde el rojo (luz cálida) hasta el azul (luz fría).

El efecto de color de la luz emitida por una fuente de luz depende de su temperatura. Si la temperatura es baja, la cantidad de amarillo y rojo contenida en la luz se intensifica, pero si la temperatura del color se mantiene alta habrá más radiación azul.

La temperatura de color puede modificarse colocando filtros de conversión en las fuentes de luz.

Luz del día

La temperatura de color de la luz durante el día varía gradualmente a medida que el sol se mueve y las condiciones atmosféricas cambian. Suele ser rosa por la mañana, amarillento al principio de la tarde y anaranjado hacia la puesta del sol, con tendencia al azul al anochecer.

Luz continua

Es la luz que tienes dentro de un estudio además del uso del flash. Puedes lograr efectos y colores imposibles de capturar con la fuente de luz natural.

La luz del flash

La luz de un flash está muy cerca de la temperatura del sol. La velocidad de emisión de la luz del flash puede superar (1/50.000ª de segundo), lo que permite inmovilizar el movimiento del sujeto, dando como resultado imágenes extraordinariamente nítidas.

Luz mixta

Con la luz del día y la luz artificial se obtienen efectos diferentes a los naturales.

Para controlar la temperatura del color con la cámara, se hará un balance de blancos. Así le decimos a la cámara qué es blanco puro en la escena en la que estamos y según la luz que tenemos. Las cámaras suelen tener ajustes predeterminados según los tipos de iluminación o podemos personalizarlos con una tarjeta o una tarjeta gris.

La temperatura de color se mide con el termocolorímetro.

¿Cómo funciona el Balance de Blancos?

En pocas palabras, el balance de blancos compensa el color dominante y añade un tono más frío o más cálido, siempre que sea necesario. El objetivo es encontrar un equilibrio neutro para hacerlo más atractivo y corregir las imperfecciones de la temperatura.

Esto sucede porque nuestros ojos tienen la capacidad de procesar correctamente diferentes temperaturas de color, lo opuesto a la cámara. El sensor no tiene la capacidad del ojo humano para percibir la temperatura de la imagen y por lo tanto es necesario un ajuste.

En las cámaras se pueden encontrar diferentes maneras de hacer los ajustes que se consideren necesarios.

Entradas Relacionadas